Día 13

Habla correcta

No podemos hablar de relaciones y no hablar de comunicación. 

Y si la escucha consciente es un arte, hoy hablaremos del arte del habla correcta.

Las relaciones se construyen cuando nos comunicamos, cuando intercambiamos información.

Hemos hablado de la importancia de la escucha consciente, de escuchar con todos los sentidos.

Hoy hablaremos del habla, del habla correcta.

Aquí te dejo la historia de Las tres rejas.

HISTORIA

LAS TRES REJAS

El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa y le dice:  

—Maestro, un amigo estuvo hablando de ti con malevolencia… 

—¡Espera! —lo interrumpe el filósofo—. ¿Has hecho pasar por las tres rejas lo que vas a contarme? 

—¿Las tres rejas? —pregunta su discípulo. 

—Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto? 

—No, maestro. Se lo oí comentar a unos vecinos… 

—Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien? 

—No maestro, en realidad, no. Al contrario… 

—Ah, bien… La última reja es la necesidad. ¿Es realmente necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta? 

—A decir verdad, no. 

—Entonces… —dijo el sabio sonriendo— si no es verdad, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido. 

La presencia en el habla consciente

Entrenamos la intención y atención para conectar, para estar presentes.

Las palabras que salen de la boca cuando estamos presentes son verdaderas y correctas. El habla correcta es compartir lo que es verdad en el momento. Si escuchar es un arte, hablar de lo que es cierto también lo es, y requiere un nivel de autoconsciencia muy elevado. 

En el habla correcta atiendes y escuchas internamente los diferentes mensajes que hay en la mente, su tono y las sensaciones que te provoca en el cuerpo, y puedes discernir lo que está sucediendo.

Pero por más simple que parezca la propuesta, esta requiere de valentía y confianza, la valentía de decir lo que debe ser dicho y la confianza de saber que lo que debe ser dicho emergerá en el momento oportuno.

La propuesta de hoy es practicar el habla correcta pasando por el filtro de las tres rejas las palabras antes de que el mensaje sea emitido —que sea cierto, que sea necesario y que sea bondadoso—

¿En qué circunstancias practicar? 

  • Cuando hablas y te comunicas con alguien. 
  • Cuando escribes un correo electrónico o un mensaje de cualquier tipo a alguien o un grupo. 
  • Cuando haces publicaciones en redes sociales 
  • Cuando te hables interiormente. Aprecia el tono de voz, si el mensaje que compartes te empodera o desanima, si te juzgas o te quejas, o por el contrario te abres a lo que sucede y lo recibes con una actitud amable.

El mensaje que enviamos fuera tiene mucho que ver con el mensaje que hay dentro. Date espacio para reconocer la voz que emerge en el piloto automático y también la voz de la presencia en la que hay sabiduría. 

Recuerda

Ten presentes las 3 rejas cada vez que hables —pregúntate ¿es cierto?, ¿es bueno? y ¿es necesario?—. En ese caso comparte lo que tienes para decir.

Sigue observando la alimentación. Nota como impacta en tu claridad mental un tipo de alimentación u otra.Te garantizo que una alimentación correcta es la mejor aliada para la escucha consciente y el habla correcta. 

¡Vamos!

Las palabras tienen un poder sanador cuando son emitidas con amor.
 
Y aunque suene cursi, es importante dejar que sea el amor que emerge desde la presencia el que hable. 
 
¡Gracias por ser! ❤️

 

Carrito de compra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, aquí para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba