Día 8

¿Con quién o qué te relacionas?

Comenzamos un nuevo ciclo en el que pondrás consciencia en tus relaciones. Relaciones contigo misma/o, relaciones con otras personas, relaciones con la comida, etc. También relaciones a través de distintos medios.

Hoy te acercarás a la relación con la tecnología y te propongo un segundo détox. Pista: mira lo que comes.

Escucha aquí el audio: ¿Con quién o qué te relacionas?

Decía Carl Jung que la Felicidad era consciencia de evolución. Así que vamos a tomar consciencia y ya veremos qué sucede con lo demás.

Vamos a hacer este recorrido, introduciendo un nuevo détox que te invito tengas presente a lo largo de los días sucesivos del retiro en activo: détox de alimentación.

La intención que hay detrás de esta propuesta es tomar consciencia de aquello que comes. Acercándote a aquello que tiene poder nutritivo y que es sano para ti, y alejándote de aquello que no te nutre ni es sano.

No obstante, recuerda mantener en lo posible un uso equilibrado y nutritivo con tus dispositivos y herramientas digitales (móvil, Tablet, ordenador, y cualquier aparato Smart).

Y precisamente, vamos a empezar a hablar de relaciones, examinando las relaciones con lo tecnológico/digital.

¿Es un cuchillo bueno o malo?

La tecnología es. No es en sí misma, ni buena, ni mala. La clave es siempre reconocer con qué intención la utilizamos.

A mi me gusta compararla con un cuchillo. El cuchillo en si, no es bueno ni malo. Es el uso que hacemos de él, lo que puede tener un impacto más o menos positivo.

Con la llegada de las tecnologías, usamos muchos dispositivos conectados a internet, los teléfonos, los ordenadores, los relojes, los aparatos inteligentes para la casa, etc etc. Todas esas tecnologías afectan a nuestras respuestas y generan reacciones.

Esos aparatos, han pasado de ser mecanismos que nos daban información, a aparatos que buscan nuestras reacciones y respuestas en torno a diferentes temas. Echa un vistazo a las redes sociales, los vídeos, todo te pide reaccionar. Vota por esto, añade a favoritos, comenta aquí, suscríbete allá, haz clic, da Me gusta…

La mayoría de las cosas con las que nos relacionamos en el mundo digital se crean con la intención de generar en nosotros respuestas automáticas.

Por eso es importante tomar consciencia del uso que hacemos de la tecnología. 

REFLEXIONES

Enseña a tu tecnología lo que te importa

Aquí te dejo algunas propuestas para que examines y pongas en práctica una relación más saludable con la tecnología: 

  1. Notificaciones. Ya sean visuales o sonoras atraen la atención rápidamente, y nos sacan de aquello en lo que estamos. Así que en lo posible te recuerdo, elimina notificaciones que no estén alineadas con tu intención y con lo que es importante para ti. Te diría que las quitaras todas, pero serás tú quien elija ☺️.
  2. Enseña a las aplicaciones con las que interactúas. ¿A qué me refiero? A que le digas qué es importante para ti. Establece en tus redes sociales opciones para que primero te aparezcan publicaciones e historias de personas a las que sigues y de quienes quieres saber, de forma lineal. Por ejemplo, en Instagram puedes hacerlo en configuración,  notificaciones,  publicaciones, historias y comentarios,  Primeras publicaciones e historias (De personas a las que sigo). Si te das cuenta, no es la opción que aparece por defecto en los dispositivos.  
  3. Mide lo que te importa de verdad. Toma consciencia de lo mucho que se cuantifica ahora siguiendo unos criterios que no has elegido tú. Tenemos números que cuantifican casi cada actividad, por ejemplo, números de correos sin leer, mensajes sin leer, notificaciones de amigos, pasos diarios, reuniones agendadas. Números de Me gusta, números de comentarios, número de visitas, etc etc. Con cada vez más frecuencia se comenta, el número de seguidores que alguien tiene o los comentarios que recibe. Incluso a la hora de leer un artículo en una web se nos dice cuánto tiempo nos va a tomar leerlo, y me pregunto en voz alta contigo ¿es eso lo más importante para decidir si leo un artículo o no?

Digamos que existe una tendencia del exterior, diciéndonos qué medir y cómo valorarlo. Incluso se dan a veces situaciones, donde las personas deciden no interactuar con ciertas cosas, aunque les guste, porque nadie lo ha hecho aún. Una tendencia que ya tenemos en nuestra vida más analógica —en general la mayoría quiere ir al restaurante que está lleno, y se tiene menos interés por el restaurante que tiene todas sus mesas libres—. Una tendencia que se amplifica en la vida digital.

Para mi la clave, está en la toma de consciencia.

Tal vez toda esta serie de medidas, notificaciones y automatismos que la tecnología nos ofrece, genera expectativas y hacen que de algún modo dejemos de pensar por nosotros mismos acerca de lo que de verdad nos importa y lo que no.

Recuerda

«Cuando no puedes medir las cosas que son importantes, haces importantes las cosas que mides».

Así que para traer mayor consciencia en tu día a día, te invito a que deliberadamente no prestes atención a esos datos, métricas y números que otros valoran por ti. En cambio, toma algo de tu tiempo pensando y valorando aquello que te importa.

Decide pasar tiempo sin estar en contacto con aquello que es importante para otros, para pasar tiempo relacionándote contigo y con lo que te importa.

¡Por las relaciones sanas!

Hoy comienza un nuevo détox de alimentación que te sugiero tengas presente a lo largo del programa. Este lema puede ayudarte: Si te nutre aporta, si no estorba. 

 

Si tienes relación con algo en tu día a día, es con tu tecnología, así que revisa tu relación con tus dispositivos, aléjate de lo que otros miden y no te importa, y recuerda medir lo que te importa de verdad.

 

 

Gracias por Ser ❤️

 

 

 

Carrito de compra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, aquí para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba